Persianas para ventanas: ¿que tipos hay?

Persianas para ventanas: ¿qué tipos hay?

Uno de los elementos básicos de decoración en una casa (además de su valor funcional) son las persianas para ventanas. ¿Conoces los diferentes tipos que existen? ¿Sabes cuáles se adaptan mejor a la localización en la que las quieres colocar? Continúa leyendo, ya que, a continuación, vamos a explicarte los diferentes modelos que te puedes encontrar.

Persianas para ventanas. ¿Qué tipos hay?

A grandes rasgos, podemos distinguir dos tipos principales de persiana para ventana: atendiendo a su localización, podrás encontrar persianas de exterior y persianas de interior. ¿Quieres saber qué modelos puedes hallar dentro de cada clase de persiana? ¡Te lo explicamos!

Persianas para ventanas. ¿Que tipos hay?

Persianas para ventanas exteriores

Como su propio nombre indica, esta clase de persianas se suelen usar en el exterior de la vivienda. Por ejemplo, las alicantinas, las Ceylan de exterior o las de aluminio con cajón pertenecen al conjunto de persianas de exterior.

  • Las alicantinas están formadas por un conjunto de lamas unidas por ganchos de aluminio. Puedes encontrarlas tanto en madera como en PVC y son muy fáciles de instalar. Además, su mantenimiento es sencillo y son altamente funcionales. Servirán para dotar de un extra de intimidad al lugar donde decidas colocarlas. ¡Su valor estético es uno de sus puntos fuertes!
  • Aunque a simple vista puedan parecerse estéticamente a las persianas alicantinas de madera, las de tipo Ceylan están formadas por varillas en lugar de lamas. Estas varillas están sujetas mediante hilos de nailon tremendamente resistentes. Impiden que los rayos de sol puedan incidir directamente en tus muebles u objetos personales, pero, a la vez, dejan penetrar una cantidad de luz superior a la de otros tipos de persiana. Su aire rústico es muy apreciado en decoración y podrás emplearlas, por ejemplo, para decorar tu terraza o porche.
  • Por último, dentro de las persianas para ventanas de exterior, nos encontramos con las de aluminio con cajón. Dentro de sus ventajas podemos destacar que funcionan como un excelente aislante térmico, ya que su composición es determinante en este aspecto. Además, gracias a la ya mencionada capacidad para aislar nuestra vivienda, las persianas de aluminio te ayudarán a reducir el consumo de energía. Su mantenimiento es muy sencillo, son muy duraderas y evitan que el ruido del exterior nos moleste demasiado.

Persianas para ventanas de interior

Cuando quieras decorar el interior de tu vivienda, puedes optar por colocar las persianas por la parte de dentro. Obtendrás un nuevo elemento decorativo y la visión que tienes de ese habitáculo cambiará por completo. Esterillas, alicantinas de madera o las distintas clases de veneciana son las opciones más destacadas para utilizar en tus ventanas interiores.

  • Las persianas de esterillas son realmente acogedoras, aportando calidez a cualquier ambiente. Ocupan muy poco espacio y en su fabricación se utilizan elementos naturales. Son ideales para filtrar la luz a tu antojo, dependiendo de cuánta cantidad necesites en cada ocasión. Con su instalación podrás evitar que los rayos del sol dañen el mobiliario del interior de tu vivienda. Además, este tipo de persianas puede cumplir la función de una mosquitera, ya que evitarán que tanto moscas como mosquitos penetren en tu casa. ¡Incluso son ecológicas y muy resistentes!
  • Tal y como te comentábamos dentro de las persianas exteriores, la instalación de las persianas alicantinas es muy sencilla. En el caso de las alicantinas de madera, tienen el valor intrínseco asociado a las fabricaciones más tradicionales. Podrás escoger entre diferentes acabados estéticos, ya que su valor decorativo es realmente importante. Cualquier estancia que decidas decorar con esta clase de persianas mejorará al instante. Asimismo, si con el paso del tiempo decides que deseas un cambio en la tonalidad de la estancia, podrás cambiar el color de tus persianas alicantinas de madera sin ningún tipo de problema.
  • Las persianas venecianas están formadas por lamas unidas por cordeles, que puedes utilizar para subir y bajar las persianas. Además, puedes plegarlas o extenderlas gracias a una guía. En el caso de las de madera, son capaces de aportar una gran calidez a cualquier estancia. Son, quizá, el tipo de persiana más tradicional que existe. Gracias al tipo de funcionamiento que poseen, serás capaz de regular al máximo la luz que deseas que entre en cada momento al interior de la habitación. Para mantenerlas, tan solo será necesario eliminar el polvo a medida que se vaya acumulando, y poseen la ventaja de que no acumulan ácaros. ¡Si hay personas alérgicas en casa es una opción inmejorable!
  • Por su parte, las venecianas de metal son más económicas que las de madera. Aunque en principio se utilizaban en un ambiente más profesional (oficinas o despachos, principalmente), su diseño, pragmatismo y duración han hecho que su instalación haya evolucionado también hacia su utilización en cualquier tipo de hogar. El paso del tiempo no hace mella en el aluminio, por lo que su durabilidad está más que garantizada. La variedad de colores y modelos que puedes encontrar es enorme, por lo que será fácil elegir alguna que te guste entre todas las opciones que tienes disponibles.

¿Qué tipo de persiana para ventana debes elegir?

Hay diversas variables que debes tener en cuenta a la hora de elegir la persiana idónea para cada situación. Por ejemplo, es interesante que la persiana elegida case con el estilo de tu casa, guardando uniformidad con el estilo del resto de la vivienda. También debes tener en cuenta que se adapte al presupuesto del que dispones, pero sin perder de vista que hay que ser exigentes con la calidad. Una buena relación calidad-precio es fundamental.

De igual manera, es imprescindible que tengas en cuenta la cantidad de luz que necesita cada estancia, y que puedas regular las persianas para que permitan una iluminación suficiente de una forma cómoda y práctica. Sin olvidarnos del tipo de aislamiento térmico o acústico que mejor se adapte a tus necesidades. Por ejemplo, en el caso de un despacho en el que trabajarás con asiduidad, necesitarás unas persianas que limiten al máximo el ruido que procede del exterior. Como puedes comprobar, existe una gran variedad de persianas para ventanas, tanto de exterior como de interior. ¡Elige aquella que mejor se adapta a lo que necesitas!

Comparte

Valora esta idea

Sobre el autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Abrir chat
Deja tu comentario en el post
Hola 👋
Deja tu comentario en la manualidad, así podré ayudarte mejor.