Cómo usar bien la secadora de ropa

En invierno se suele usar mucho más la secadora de ropa que en otras épocas del año, aunque lo más ecológico es secar al aire libre, no siempre es posible, ya que la lluvia y el frío no permite que la ropa se seque rápido y puedo quedar con mal olor. Pero es importante saber usar bien la secadora de ropa para aumentar su rendimiento y su vida útil, evitar que las prendas de ropa se dañen y evitar que las facturas de la luz nos den un susto.

Cómo cuidar la secadora de ropa

  • Lo primero es colocar la secadora en un lugar donde pueda evacuar el aire saliente y las pelusas de la ropa, debe ser un lugar donde circule el aire.
  • Investigar cuales son las horas donde el consumo de electricidad es más barato, ya que el gasto energético de la secadora es alto porque genera calor.
  • No sobrecargar la secadora ni poner poca ropa, recuerda su alto consumo.
  • Utilizar el programa adecuado para que su consumo sea menor.
  • Utilizar el mayor centrifugado en tu lavadora para que el ciclo de secado sea menor.
  • La ropa que se debe meter debe ser del mismo tipo de tejido o parecido, por ejemplo: no meter una toalla con prendas de poliéster.
  • Aprovechar a poner varias cargas para así aprovechar el calor de la secadora.
  • No dejar la ropa en la secadora, se arruga, mejor sacar inmediatamente y doblar, de esta forma te ahorras planchar.
  • Utilizar programas automáticos para cuidar tu ropa y el consumo.

Qué ropa no se debe meter en la secadora

  • Fíjate en la etiqueta de la prenda, si tiene un círculo dentro de un cuadrado, significa que puedes meterla.
  • No meter en la secadora prendas con goma o plástico como zapatillas o bolsos.
  • No meter ropa de lana o delicada en la secadora.
  • No meter ropa con arena, pintura, aceite o similares.
  • No meter ropa con estampados porque se pueden dañar.
  • No meter ropa húmeda durante el ciclo de secado.
  • Tomar en cuenta que la ropa hecha de algodón, lana y lino se encoge con el calor.

Mantenimiento de la secadora de ropa

  • Si tu secadora es de condensación, vaciar el depósito de agua si no está conectada al desagüe, hacerlo después de cada uso al igual que la rejilla de las pelusas, esto evita riesgos de incendios.
  • Limpiar el condensador cada 10 o 12 programas de secado, si es extraíble lo puedes sacar, sino, usar la aspiradora para limpiarlo.
  • Limpiar también la rejilla de ventilación.

Si crees que a alguién le puede ser útil este post, compártelo y comentame cómo cuidas tu secadora.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat
Deja tu comentario en el post
Hola 👋
Deja tu comentario en la manualidad, así podré ayudarte mejor.